Avd. de Palomares 38, 41100 Coria del Río

¿Qué es el queratocono?

El queratocono, es una degeneración corneal progresiva bilateral debido a una deformación en la córnea. Esta deformación en la córnea provoca que esta se adelgace y que vaya tomando forma cónica de manera que nos distorsiona la vista y nos provoca sensibilidad a luz, deslumbramiento e irritación en los ojos. Cuando decimos que el queratocono es una enfermedad bilateral significa que afectara a los dos ojos aunque no siempre en la misma medida. Es habitual que el queratocono sea más pronunciado en un ojo que en el otro.

queratocono

Las causas de esta enfermedad no están claras, puede tener origen hereditario pero hay muchos casos en los que se manifiesta sin ningún precedente en la familia. Los primeros síntomas suelen aparecer en la pubertad o en la adolescencia, progresando hasta los 30 o 40 años que es la edad a la que se suele detener la evolución. No obstante, el queratocono puede volverse estacionario en cualquier momento.

Según lo avanzada que este la enfermedad, puede tratarse de diferentes maneras:

1. Uso de gafas: si la enfermedad esta en su inicio, se podría controlar o detener su avance usando unas gafas apropiadas para la persona afectada.

2. Uso de lentillas rígidas: cuando las gafas no son suficiente o la enfermedad se ha detectado en un estado avanzado, se recomienda el uso de lentillas rígidas. Estas lentillas son de uso diario y pueden llegar a durar incluso dos años dependiendo del cuidado que se les de. Estas lentillas son especialmente molestas al principio ya que los ojos tardan en acostumbrarse a ellas. El objetivo de estas lentillas es intentar corregir la forma irregular de la córnea de manera que se pare o se controle el queratocono.

3. Anillos intraestromales: en los casos en los que el queratocono no puede compensarse con el uso de las lentillas, se recurrirá a la cirugía para colocar anillos intraestromales para corregir la deformación cónica.

4. Transplante de córnea: si nada de lo anterior funcionase, solo nos quedaría recurrir al transplante de córnea. Hay que decir que muy pocas personas necesitan recurrir al transplante de córnea, generalmente suele ser suficiente con las lentillas rígidas.

Lo mejor que se puede hacer para prevenir este tipo de enfermedades, es acudir periódicamente a la óptica  para que te revisen la vista y así asegurarnos de que tenemos la vista en buen estado.