Avd. de Palomares 38, 41100 Coria del Río

Glaucoma y el daño en el nervio óptico

Daño en el nervio óptico

El Glaucoma y su potencial daño en el nervio óptico responsable de la visión. 

El glaucoma es una enfermedad de los ojos que hace que vayamos perdiendo visión progresivamente si no es tratada. Es difícil de detectar porque no suele presentar síntomas y podemos comenzar a perder visión repentinamente. De hecho, solo la mitad de los enfermos de glaucoma son conscientes de que padecen la enfermedad.

El Glaucoma es la manifestación del daño en el nervio óptico sufrido por el ojo, a veces producidos por aumentos de la presión intraocular (PIO) y otras veces por otras causas como veremos a continuación.

La detección temprana y el tratamiento del glaucoma frenarán la pérdida de la visión.

Existen varios tipos de glaucoma y varios grados de desarrollo. Los tipos de glaucoma son:

  • Glaucoma de tensión normal o glaucoma normotensivo. Cuando visitas a tu óptico-optometrista te realizará una medición de la presión intraocular (PIO). La presión normal del ojo, que se mide en mm Hg (milímetros de mercurio), está en torno a los 21 mm Hg. Pero tener la presión del ojo alta no significa que padezcamos de glaucoma. Una persona con un glaucoma normotensivo tiene una presión en el ojo siempre por debajo de 21 mm Hg pero puede tener un daño en el nervio óptico. En cualquier caso una persona con la tensión del ojo alta deberá revisarse con cierta periodicidad para realizar un seguimiento de su nervio óptico.

    Daño en el nervio óptico
    Daño en el nervio óptico
  • Glaucoma de ángulo abierto o Glaucoma primario. Es la forma más común en la que se presenta esta enfermedad. El glaucoma primario se da cuando la red trabecular del ojo tiene dificultades para drenar líquido. La PIO se eleva y se daña el nervio óptico. No se observan síntomas en las primeras etapas, es cuando el daño en el nervio óptico se hace mayor cuando empiezan a aparecer manchas negras en la visión.

    Daño en el nervio óptico
    Daño en el nervio óptico
  • Glaucoma de ángulo estrecho o glaucoma de ángulo cerrado. Es el tipo de glaucoma menos común. Ocurre cuando el ángulo de drenaje está bloqueado, esto hace que la PIO suba muy rápido. Si el ángulo se bloquea totalmente la presión se dispara y estaríamos ante un ataque de glaucoma de ángulo cerrado con síntomas como dolores de cabeza y de ojos, visión borrosa, visión de arco iris o halos e incluso náuseas. Este tipo de ataque debe ser tratado de inmediato
  • Glaucoma congénito. Es un tipo algo más raro, se desarrolla en bebés y niños de manera congénita. El daño en el nervio óptico se produce por herencia genética.
  • Glaucoma secundario. El daño en el nervio óptico viene dado por otra causa como lesiones o tratamientos agresivos.

El glaucoma es una enfermedad muy seria y su detección prematura es primordial. Al menos una vez cada 6 meses debe visitar a su optometrista para que le mida la presión de los ojos y descartar posibles riesgos.

En óptica San José estaremos encantados de atenderle. Le animamos a seguirnos en Facebook y Twitter para no perderse ninguna novedad